¿Tiene mucha dureza el agua? Aquí te resolvemos el problema

Una de las primeras cosas que hay que hacer al montar un acuario es analizar el agua mediante una prueba de reactivos o mirando el sitio de nuestro municipio en relación con los valores del agua del grifo. Muchas de nuestras aguas pueden no ser adecuadas para los acuarios.

Además del cloro, los metales pesados y en pequeños porcentajes el arsénico pueden tener una alta concentración de sales disueltas no compatibles con el pez elegido para criar: he aquí la importancia de realizar las las medidas necesarias.

La importancia de Gh y Kh

La gh mide la dureza total del agua y consiste en la concentración de sales de magnesio y calcio.
El kh mide la dureza temporal del agua, también llamada alcalinidad.

Los peces que necesitan una baja dureza son generalmente aquellos que pertenecen a la familia de los caracoides. Si vas a criar peces como el gymnocorymbus ternetzi, neón o cardenal, entonces necesitas saber que necesitan una baja dureza.

¿Cómo se reduce la dureza?

Hay dos métodos principales utilizados para reducir la dureza del agua en un acuario de agua dulce:

Osmosis inversa: Para bajar el gh y kh puede funcionar mezclando nuestra agua del grifo con otra agua con una concentración de sal de 0, es decir, agua de ósmosis inversa. El uso de este último sirve para diluir las sales disueltas del agua de nuestro hogar.

Turba: Otro método que se puede usar para bajar la dureza. es con la ayuda de la turba, la turba además de bajar el gh y el kh, interviene en el ph bajándolo gradualmente. Absorbe los iones de potasio, calcio y magnesio, liberando iones de hidrógeno y actuando como acidulante. La turba debe ser insertada dentro del filtro con una pequeña bolsa (mejor como un calcetín de mujer) para que el agua pase dentro o alternativamente en un área del acuario escondida por las plantas.

Deja un comentario